Historias

Historia de DARIO MATEOS DE LA HIGUERA

Hace tiempo ni me planteaba hacer nada de deporte, me parecía que estaba sobrevalorado. Empecé porque me sobraba algo de peso y físicamente estaba fatal, los comienzos no fueron fáciles, no aguantaba ni dos minutos corriendo y cuando terminaba me tenía que poner hielo en los pies y en las rodillas (creo, que hacía más de 20 años que no realizaba ningún deporte). Poco a poco y con constancia, fui mejorando y a cada kilo que me quitaba añadía más tiempo a correr. Siempre lo hacía en los ratitos que me quedaban libres, después de hacer los deberes con los niños. Ahora ya son más mayores y necesitan más tiempo y que estemos, o bien mi mujer o bien yo para apoyarlos. ¿Cómo lo hago ahora? Intento buscar los días en los que los chicos están con actividades extraescolares, de esa manera me da tiempo a llegar a casa e ir corriendo a buscarlos, para ello “Curra y Corre”.. Entro a trabajar a las 7:30h., en vez de bajar a desayunar en el trabajo, desayuno antes en casa y sobre las 14:00 horas como en el trabajo, de esta manera puedo salir a las 15:30h del trabajo, sobre 16:00 h. llego a casa, me pongo las Híspalis (JOMA) y sin perder tiempo me lanzo a correr. Más o menos estoy una hora corriendo, que es el tiempo que tardó en llegar al Insti/cole (que está en la otra punta de mi ciudad) para recogerlos. Los recojo y para casa, donde según llego me ducho mientras meriendan y toca hacer deberes. La verdad que es un no parar, pero merece la pena y me hace sentir bien.

Compartir